LA SUERTE DEL CAMPEÓN

Roger Federer salva récord de match balls ante Tennys Sandgren

Federer nunca se había enfrentado a siete pelotas de partido en su contra. (Foto: @AustralianOpen)
Federer nunca se había enfrentado a siete pelotas de partido en su contra. (Foto: @AustralianOpen)
El número tres del mundo, Roger Federer se enfrenta a Novak Djokovic en semifinales del Open de Australia tras una victoria de la que dice que no merece y que ha sido cuestión de suerte.

La suerte del veterano campeón en Melbourne. Roger Federer ha firmado este martes una apretada victoria en su duelo ante el estadounidense Tennys Sandgren (6-3, 2-6, 2-6, 7-6(8), 6-3), en el que acabó con molestias y salvó hasta siete bolas de partido. Accede de este modo a las semifinales del Abierto de Australia donde se enfrentará a Novak Djokovic, que doblegó al canadiense Milos Raonic (6-4, 6-3, 7-6(1)).

En un intenso duelo de más de tres horas y media en la Rod Laver Arena, Federer levantó hasta siete match ball en un agónico cuarto set para seguir en la lucha por su séptimo título en Melbourne. Todo un nuevo acto de supervivencia después de resistir también a un 4-8 ante el australiano John Millman en el super tie-break del encuentro de tercera ronda.

"A veces necesitas suerte. Con siete pelotas de partido no tienes el control. Esperaba que él no conectara el golpe ganador en esos puntos y mantener la pelota en juego. Si fallaba un par de veces quién sabe, podía tener mis opciones. Pero tuve mucha suerte hoy", señaló el ganador de 20 títulos de Grand Slam tras el partido.

Un solitario break en el sexto juego le valió para adjudicarse la primera manga, pero a partir de entonces las cosas comenzaron a torcerse para el número tres del mundo. Incómodo en la pista, sucumbió ante la solidez al saque de Sandgren, que le endosó dos roturas para igualar el duelo y que se adelantó 3-0 en el tercer parcial.

Los problemas físicos comenzaron a lastrar a Federer, que solicitó la presencia del fisioterapeuta para tratar la sensación de rigidez en su pierna, y el parcial cayó del lado del norteamericano cuando consiguió materializar la sexta de sus bolas de set al resto.

La situación se volvió crítica en la cuarta manga. Con 5-4, Sandgren tuvo tres pelotas de partido al resto, que Federer anuló, y el drama reinó en el tie-break; el suizo estuvo al borde de la eliminación con 3-6 y levantó hasta cuatro match ball para, milagrosamente, llevarse el parcial.

A partir de entonces, respiró. No volvió a conceder ocasiones con su servicio, y aprovechó una de sus tres bolas de break para conseguir un único quiebre que le dio la victoria y el pase a las semis donde se medirá con Djokovic. "Novak es un campeón, especialmente aquí en Australia. Hemos jugado partidos épicos en el pasado. Veremos quién gana y si no, me iré a esquiar", bromeó.

Djokovic vivió un duelo mucho más plácido ante Raonic. Después de desperdiciar ocho bolas de rotura y defenderse de una, el número dos del mundo cerró al resto el primer parcial. También mantuvo intacto su servicio en el segundo set, donde se valió de otro quiebre para encarrilar el partido.

Sin breaks en la tercera manga, todo tuvo que dilucidarse en la muerte súbita, donde Nole puso fin a la contienda en 3 horas y 31 minutos. Así, continúa su camino para tratar de revalidar su título en Melbourne y alzar su octavo entorchado -2008, 2011, 2012, 2013, 2015, 2016 y 2019-.

Barty y Kenin se enfrentan en semifinales femeninas

En el cuadro femenino, la número uno del mundo, la australiana Ashleigh Barty, firmó sus primeras semifinales en Melbourne a costa de la número 7 del ranking WTA y finalista el año pasado, la checa Petra Kvitova (7-6 (6), 6-2). Se citará en la siguiente ronda con la estadounidense Sofia Kenin, que derrotó a la tunecina Ons Jabeur (6-4, 6-4).

La vigente campeona de Roland Garros se ha convertido de esta manera en la primera jugadora de su país en alcanzar las semis del Open de Australia desde que lo hiciera Wendy Turnbull en 1984. A pesar de todo, tuvo que recurrir al tie-break de la primera manga para adelantarse en el choque, que resolvió al lograr el 4-0 en la segunda para, con tres roturas, cerrar el duelo tras una hora y 44 minutos de juego.

Así, se medirá con la estadounidense Sofia Kenin, que alcanzó por primera vez unas semifinales de Grand Slam a costa de una de las sensaciones del torneo, Ons Jabeur. La norteamericana desperdició hasta cinco bolas de set antes de confirmar su triunfo en el primer parcial, y con un solitario break reinó en el segundo.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS