ATP CUP

Rafa Nadal sucumbe ante un Novak Djokovic que iguala la final

Djokovic se impuso a Nadal y forzó el tercer y definitivo partido. (Foto: @ATPCup)
Djokovic se impuso a Nadal y forzó el tercer y definitivo partido. (Foto: @ATPCup)
Nadal no logró remontar el primer set ganado por el serbio y Djokovic se lleva el partido. Serbia forzó el tercer partido contra España en el Ken Rosewall Arena de Sidney.

El tenista balear Rafael Nadal sucumbió por 6-2 y 7-6(4) contra el serbio Novak Djokovic en el segundo encuentro de la final de la ATP Cup, que se está disputando este domingo en Sídney (Australia), y el título tendrá que decidirse con el partido de dobles.

Sobre la pista del Ken Rosewall Arena, dentro del Sydney Olympic Park, Nadal se vio superado tras un duelo de calidad y que duró 1 hora y 56 minutos. Así, el líder del ranking mundial no pudo amarrar el título ni seguir la buena senda del Roberto Bautista, que había conseguido el primer punto de la eliminatoria batiendo por 7-5 y 6-1 a Dusan Lajovic.

La supervivencia del equipo serbio quedaba, por ese motivo, en manos de un Djokovic que tiene un valor añadido en su idilio con las pistas australianas. Sus grandes temporadas suelen comenzar muy temprano cada año, optando siempre a la corona de Melbourne para asustar desde el primer Grand Slam.

Así que no sorprendió que, para empezar su andadura en esta nueva y novedosa final, Nole rompiese el primer turno de saque contrario. Casi 10 minutos de juego tardó Rafa en ceder el 1-0, lance que consolidó el serbio de forma inmediata para tomar la delantera (3-1) y seguir inquietando al resto.

Nadal salvó dos bolas de break en el quinto juego, pero no evitó que el séptimo cayera del bando rival (5-2). En blanco, Djokovic cerró la primera manga a su favor e involuntariamente dio un toque de atención a Nadal, que debía subir peldaños de intensidad en busca de la remontada.

Acostumbrado a muchísimas batallas de tanto calibre, Nadal así lo interpretó para solventar sin agobios cada turno propio de servicio. Enfrente, el jugador de Belgrado hacía lo mismo hasta llegar al sexto juego, cuando levantó cinco pelotas de quiebre a un contrincante ya envalentonado.

Poco después, las tornas cambiaron y fue Nadal quien impidió la rotura de Djokovic con 5-5 y 15-40. Se vio talento a raudales, por parte de ambos, y las gradas agradecieron que el set necesitase una muerte súbita. Flojeó entonces el serbio, aunque recobró la cadencia en el golpe y arrasó especialmente con sus reveses, rubricando el 7-4 en dicho tie-break.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS