EL HONOR DE PAULA

Pablo Carreño y Novak Djokovic, la revancha en París del bronco US Open

Pablo Carreño vuelve a la batalla de París. (Foto: @RolandGarros)
Pablo Carreño vuelve a la batalla de París. (Foto: @RolandGarros)
Pablo Carreño y Pablo Carreño y Novak Djokovic, uno de los duelos más esperados y abiertos en cuartos de final en Roland Garros. En el cuadro femenino, excelente lucha de Paola Badosa en la Armada.
Pablo Carreño se unió a Rafa Nadal como representante de la Armada en los cuartos de final de Roland Garros, tercer y último Grand Slam de la temporada, tras deshacerse con solvencia del alemán Daniel Altmaier (6-2, 7-5, 6-2) y citarse con el serbio Novak Djokovic. En el cuadro femenino se puso fin a la aventura de Paola Badosa, que no pudo con la alemana Laura Siegemund (7-5, 6-2).



Después de tener que esperar hasta pasadas las 20.30 horas para poder jugar y tener que hacerlo en la Philippe-Chatrier y no en la Suzanne-Lenglen como estaba previsto por culpa de la climatología, Carreño se mostró muy sólido ante el alemán, clasificado desde la previa y que se vino abajo tras perder un segundo parcial que parecía tener ganado.

Carreño consiguió meterse entre los ocho mejores del grande parisino por segunda vez en su carrera, tras hacerlo en 2017 cuando tuvo que abandonar ante Rafa Nadal, y lo hizo con buen tenis (44 golpes ganadores por 27 errores no forzados) y un pequeño susto cuando tuvo que ser atendido al inicio de la tercera manga, al parecer por un problema estomacal.

Carreño empezó muy fuerte ante Altmaier, al que desarboló con un tenis muy fino desde el fondo de la pista, ante el que no tuvo respuesta el alemán. Dos 'breaks' seguidos y la solvencia con el saque le permitieron al español cerrar el primer set sin problemas.

El alemán, que hasta ahora no había perdido ni un parcial en París, reaccionó de forma inmediata y ofreció su mejor tenis, con un revés a un mano muy dañino. Logró romper en el sexto juego y se puso 5-2 cuando contra todo pronóstico entró en una pájara tenística, reflejada sobre todo cuando sacaba para ganar el parcial. Carreño recuperó la desventaja y acabó llevándose cinco juegos seguidos para ponerse 2-0.

Entonces, Carreño tuvo que pedir asistencia médica, pero todo quedó en un susto porque no afectó demasiado a su sólido juego, mientras que su rival ya empezaba a bajar algo los brazos. Carreño se hizo con los cuatro primeros juegos y sentenció sin problemas.

Ahora, Carreño tiene una particular revancha en cuartos de final contra el serbio Novak Djokovic, que sólo tiene una derrota en su haber esta temporada. La polémica descalificación que sufrió ante Carreño en el pasado US Open tras dar un pelotazo a un juez de línea.

El serbio ya ha dejado atrás aquel incidente y camina con paso firme y demoledor por la arcilla roja parisina. El lunes afrontó su primer examen serio en el torneo, ante el ruso Karen Kachanov, decimoquinto favorito, y lo solventó con mucha autoridad en tres sets por 6-4, 6-3, 6-3.

El de Belgrado, que igualó la marca de Rafa Nadal de 14 cuartos de final alcanzados en Roland Garros, se mostró muy firme ante el moscovita, al que neutralizó en todo momento, apoyado por 44 'winners', la mayoría con un 'drive' que le funcionó a la perfección.

El balcánico mandó en las dos primeras mangas y sólo tuvo más problemas en la tercera en la que el ruso le recuperó un 'break' y tuvo dos bolas de rotura para ponerse 4-2. No las aprovechó y ya no ganó ningún juego más.

Además, también pasaron entre los ocho mejores el griego Stefanos Tsitsipas, al alza según avanza el torneo, que derrotó al búlgaro Grigor Dimitrov (6-3, 7-6, 6-2), y el ruso Andrey Rublev, campeón en Hamburgo y que encadenó su octava victoria seguida al remontar al húngaro Marton Fucosvics (6-7, 7-5, 6-4, 7-6) en cuatro horas.

Por otro lado, en el cuadro femenino ya no quedan representantes españolas tras la eliminación de Paula Badosa, que se despidió en octavos de final tras caer en dos sets ante la alemana Laura Siegemund (7-5, 6-2), concluyendo así una participación histórica en el grande parisino.

Laura, que hacía una aparición histórica en la ronda de octavos, no pudo contrarrestar la potencia y el ritmo de Siegemund, que logró remontar un 5-3 en el primer set y que la desesperó con dejadas obligándole a subir continuamente a la red. Aun así, su gran semana en la capital francesa le permitirá ascender a su mejor clasificación, como segunda mejor española tras Garbiñe Muguruza, en la próxima actualización del ranking WTA.

Tras superar a Kozlova, Stephens y Ostapenko en su primera semana en el grande parisino, la campeona junior de Roland Garros 2015 abrió la pista Simonne Mathieu ante la combativa Siegemund en busca de ampliar la hazaña de su histórica clasificación para octavos.

Fue la alemana la que logró adelantarse en el tercer juego, después de reponerse a un 40-0 y romper en su segunda oportunidad, aunque Laura, número 87 del ranking WTA, respondió con un 'contrabreak' con juego en blanco.

Aunque desaprovechó las dos ocasiones de quiebre de las que gozó en el sexto, no falló en el octavo, donde consiguió ponerse 5-3 con saque para ganar. Sin embargo, Siegemund le devolvió la rotura e inició una racha de cuatro juegos consecutivos ganados para adjudicarse la manga.

Tampoco comenzaron bien las cosas en el segundo set, que vio cómo la alemana le rompía el saque nada más empezar, antes de tener que ser atendida con 2-1, tras perdonar una bola de 'break' anteriormente, por molestias en la espalda.
Un nuevo quiebre de Siegemund en el séptimo juego terminó de condenarla, y su rival cerró el duelo en la primera de las tres pelotas de partido de las que dispuso. Ahora, la jugadora de 32 años, que alcanza por primera vez los cuartos de Roland Garros, se enfrentará a la checa Petra Kvitova, que derrotó a la china Shuai Zhang (6-2, 6-4).
 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS