DESENLACE EN MADRID

Lloris y Alisson, claves en el duelo de poder de Pochettino y Klopp

Ambiente único en Madrid, y máxima expectación en el Wanda Metropolitano. Tottenham y Liverpool encumbran a la Champions como competición única en la que el Real Madrid de Zidane brilló y triunfó.
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
El Liverpool y el Tottenham, un broche de oro a una de las ediciones de mayor suspense y altas emociones en la historia de la Liga de Campeones, la Champions.

En el arranque por parte del Tottenham, un 1-4-2-3-1 que Mauricio Pochettino cambia de forma constante:

Lloris; Trippier, Alderweireld, Verthongen, Rose; Sissoko, Winks; Son, Eriksen, Dele Alli; y Kane.

En el banquillo:

Gazzaniga, Vorm; Davinson Sánchez, Walker-Peters, Foyth, Aurier, Davies, Dier, Wanyama, Lamela, Lucas Moura y Llorente.

En el arranque por parte del Liverpool, un 1-4-3-3 en el que la clave, para Jürgen Klopp, es la verticalidad extrema más presión y ataque en tromba:

Alisson; Alexander-Arnold, Matip, Van Dijk, Robertson; Henderson, Fabinho, Wijnaldum; Salah, Firmino y Mané.

En el banquillo:

Mignolet, Kelleher; Joe Gómez, Lovren, Alberto Moreno, Milner, Lallana, Brewster, Oxlade-Chamberlain, Shaqiri, Sturridge y Origi.


El fútbol inglés vive este sábado su gran fiesta de final de temporada en el Wanda Metropolitano. 

La Champions busca su nuevo campeón. Una vez acabado el lustro dominador de España, liderado por el Real Madrid con cuatro de los últimos cinco títulos, entre ellos los de las tres últimas ediciones, el torneo se prepara para tener un nuevo rey. Sale de la Premier League, cuya pujanza económica no había tenido recompensa frente al poderío deportivo de LaLiga española y que no levanta este trofeo desde 2012.

El ocupante del trono, un viejo conocido de esta gloria como el Liverpoool, finalista por segundo año consecutivo y que busca su sexta Orejona, o un novato como el Tottenham, sorprendente aspirante y rara avis en la actual vorágine del fútbol continental ya que no realizó ni un solo fichaje para esta temporada. Dos estilos diferentes se ven las caras en el césped del estadio rojiblanco, pero que tienen en común mirar hacia la portería contraria y la intensidad tan clásica del fútbol inglés.

Los dos llegan después de sobrevivir a auténticas situaciones extremas de esta Champions de locura, sobre todo a partir de octavos. Los reds sacaron el billete para el Metropolitano tras una espectacular remontada en Anfield ante el FC Barcelona, al que levantó el 3-0 del Camp Nou. Los spurs tampoco se quedaron atrás, con una remontada casi aún más inesperada ante el Ajax en semifinales y un auténtico ejercicio de supervivencia en cuartos ante el favorito Manchester City.

La etiqueta de favorito es en esta ocasión para los de Jürgen Klopp, el eléctrico técnico del Liverpool que está reñido con las finales y cuyo equipo ya tiene la experiencia del año pasado en Kiev, cuando no pudo con el Real Madrid, con ayuda de su guardameta Loris Karius.

El pentacampeón de Europa ha firmado un gran año peleando hasta el final la Premier a Pep Guardiola y repitiendo final de Copa de Europa, por lo que tiene esa presión añadida para derribar por fin la puerta tras varios años intentándolo sin éxito. Es su tercera final en cuatro campañas tras la perdida en 2016 de la Liga Europa ante el Sevilla y busca un título internacional 14 años después del milagro de Estambul, aunque la espera spur, un equipo que no tiene tanto nombre en el continente, es aún más larga, 35 años.

"El mejor momento para jugar la final hubiera sido cinco minutos después de ganar al Barça", reconoció Klopp en la semana previa a este choque y deseando acercarse a esa prestación que además logró sin dos piezas claves como Salah y Firmino. La remontada de Anfield fue la mejor prueba de un equipo que está muy sólido en este 2019, con sólo tres derrotas en sus 21 partidos, la del Camp Nou como único punto negro en los últimos 19.

Klopp tampoco retocó en exceso su equipo para esta temporada, añadiendo más seguridad en la portería con Alisson y más recursos en el mediocampo (Fabinho o Keita) para afrontar los retos. La mejor noticia es que puede contar con Firmino, mermado ya en semifinalesm por una lesión muscular, para formar su peligroso tridente junto a Salah y un Mané en gran estado de forma. Si el brasileño no puede jugar, el germano deberá decidir si apuesta por Origi, verdugo del Barça, o por otro centrocampista como el veterano Milner.

Por su parte, Mauricio Pochettino, en su primera gran final como técnico, ha sacado el máximo partido a sus recursos, pagándolo también en la Premier League, con ocho derrotas en este 2019, y ha llegado a esta cita prácticamente sin el concurso de su emblema.

Harry Kane, su afamado goleador, se lesionó en el tobillo en la ida de cuartos. Pero los spurs supieron sobreponerse agarrados al surcoreano Son o al brasileño Lucas Moura, e incluso a Fernando Llorente, autor del gol que eliminó a Pep Guardiola.

El '10' ha acelerado en su recuperación gracias al tiempo extra que le han dado sus compañeros y ha llegado a tiempo, aunque está por ver si Pochettino le da protagonismo desde el inicio o seguirá apostando por Moura, héroe en el Johan Cruyff Arena. La presencia de Kane puede resultar clave, tanto en lo anímico, como a la hora de crear más problemas la solidez defensiva de su rival comandada por Virgil Van Dijk.

Ficha técnica

- Árbitro: Damir Skomina (SLO).

- Estadio: Wanda Metropolitano.

- Hora: 21.00/Movistar+ Liga Campeones (hora local).

Comparte esta noticia

COMENTARIOS