DE MADRID AL CIELO

Jürgen Klopp, el héroe en la noche de gloria del Liverpool

Emocionante homenaje en el Wanda Metropolitano, antes de comenzar la final de la Champions, a José Antonio Reyes. Murió en un accidente carretera cuando llegada de entrenar a su ciudad natal (Utrera, Sevilla).
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
El Liverpool y el Chelsea serán los encargados de dirimir el primer gran título a nivel de clubes de la próxima temporada cuando se vean las caras el próximo 14 de agosto en el Vodafone Park de Estambul por conquistar la Supercopa de Europa.



El conjunto red, campeón de Europa, buscará su cuarto título de esta competición tras ganarlo en las ediciones de 1977, 2001, esta como campeón de la Copa de la UEFA, y 2005, mientras que el blue intentará ganarla por segunda vez tras lograrlo en 1998 ante el Real Madrid, como campeón de la extinta Recopa.

Por su parte, el centrocampista y capitán del Liverpool, Jordan Henderson, expresó su alegría por la conquista de la Liga de Campeones, un éxito que sería "imposible" sin la llegada al club del técnico Jürgen Klopp.

"Sin nuestro entrenador esto es imposible. Pasas por momentos difíciles en una temporada, pero lo que ha hecho ha sido increíble. Hay mucha unión en este vestuario y estoy muy orgulloso de formar parte de este club", señaló Henderson a BT Sport.



También mostró su felicidad el lateral Trent Alexander-Arnold. "Esto es difícil de explicar. Lo merecíamos tras lo que hemos hecho esta temporada, sólo soy un chico de Liverpool que ha logrado hacer su sueño realidad", admitió el internacional.

"Ahora todo el mundo está contento y estoy feliz de jugar mi segunda final y los 90 minutos. Todo el mundo lo ha hecho bien hoy como equipo, sin destacar las individualidades. Esto es increíble para mí", subrayó por su parte Mohamed Salah, autor del 0-1 de penalti.

Entre las reacciones españolas, el presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, se mostró satisfecho por la organización realizada de la final de la Liga de Campeones.. Aseguró que su club había sido "el campeón de campeones y el gran triunfador" por este motivo.

Por otro lado, lamentó el fallecimiento de José Antonio Reyes, exjugador del club colchonero. "Ha sido una pena y un gran dolor, era un jugador muy querido en el Atlético de Madrid, simpático, alegre, que estaba siempre de broma y de manera divertida", sentenció.

Klopp acabó con la maldición

El gran triunfador fue el entrenador alemán Jürgen Klopp. Acabó con su maldición y conquistó por fin su primer gran título internacional en su cuarta gran final, gracias a la victoria del Liverpool (0-2).

Hasta ahora, el palmarés de uno de los técnicos más reputados del fútbol europeo se reducía a nivel nacional, con dos Bundesligas, una Copa de Alemania y dos Supercopas, cuando explotó en el Borussia Dortmund.

Pero Europa se le resistía. Fue capaz de llevar al conjunto borusser hasta la final de la Liga de Campeones de 2013, pero no pudo con el Bayern de Múnich, que se impuso por 2-1. Luego llegó un frenazo en cuanto a éxitos y tras dejar Dortmund en 2015, fue reclutado por el Liverpool para enderezar su rumbo en sustitución de Brendan Rodgers.

El de Stuttgart, que en junio cumplirá 52 años, es el principal responsable del crecimiento red. Sonriente y afable, es mucho más excéntrico y eléctrico en la zona técnica, un carácter que ha sabido imprimir a sus futbolistas e incluso a la filosofía del club.

Su paso por los banquillos los comenzó en el modesto Mainz 04 con 34 años para luego pasar al Borussia Dortmund donde con una plantilla de más calidad fue capaz de interponerse en la hegemonía del Bayern y de incluso rozar la segunda Liga de Campeones del club.

Su gran trabajo en el conjunto borusser, al que hizo campeón alemán en dos temporadas seguidas (2010-2012), además de una Copa (2012) y dos Supercopas (2013 y 2014), y con el que disputó la final de la Champions de 2013, perdida ante el Bayern por 2-1, le hizo ser considerado como futurible para otro grande de Europa, como el Real Madrid.

Finalmente, tras dejar el Dortmund tras la campaña 2014-2015, salió de su año sabático para acudir a la llamada del Liverpool en octubre de 2015 en sustitución del destituido Brendan Rodgers. El alemán encajó a la perfección en la mística del club red y de Anfield y se ha convertido en un auténtico ídolo para la afición del hexacampeón de Europa.

Sin embargo, las finales se le continuaron resistiendo. En su primer año, llevó al equipo inglés a la final de la Liga Europa, perdida ante el Sevilla (3-1). Dos años después, logró alcanzar la final de la Champions, la primera red en más de diez años, pero tampoco pudo con el Real Madrid (3-1). Un año después, por fin acabó con las dudas.

Licenciado en Ciencias del Deporte por la Universidad Goethe de Frankfurt, el equipo de la ciudad de los Beatles ha ido mejorando bajo su mando amparado en el trepidante fútbol que ha inculcado a su plantilla.

Con una gran capacidad táctica para ordenar el equipo, el carismático técnico alemán ha demostrado poder adaptarse a todas las situaciones por las que ha tenido que pasar en esta Liga de Campeones, desde goleadas a favor, remontadas, hasta partidos muy igualados.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS