CINCO ESPAÑOLES BAJO PAR

Jon Rahm lidera el BMW PGA Championship tras la segunda jornada

Jon Rahm lideraba al final la tabla. (Foto: @EuropeanTour)
Jon Rahm lideraba al final la tabla. (Foto: @EuropeanTour)
Volver a Wentworth es para ellos la gran experiencia de cada año. El BMW PGA Championship no es uno de los majors pero sí es de los más prestigiosos torneos. Nos preguntamos si es como un The Players europeo.
Ciertamente hay diferencias importantes, como la bolsa que se reparte en uno y otro: 7 millones de dólares en Wentworth frente 10,5 en Ponte Vedra. Pero ambas pruebas coinciden en la belleza de los recorridos, en la popularidad, en el seguimiento de público, derivado sin duda en los dos de la capacidad de convocatoria de la mejores bolsas de palos de los respectivos circuitos.

En  el caso europeo este año del BMW PGA Championship acuden cuatro jugadores situados en el Top 10 del Ranking Mundial: Rory McIlroy, Justin Rose, Jon Rahm y Francesco Molinari. Y siete de los diez primeros de la Carrera a Dubái, clasificación de la regularidad del Circuito Europeo.

Se nota, sin embargo, la ausencia de jugadores estadounidenses. En ese país acaba de empezar la temporada 2019/2020 y hay líderes que aun no han retomado la pala, los palos quiero decir. La larga temporada del PGA Tour aconseja a la élite yanqui a tomárselo con calma.

Ellos se regulan con un calendario menos apretado que quienes tienen que luchar por su permanencia. Algunos de ellos, los mejor clasificados tendrán en diciembre la Presidents Cup que les enfrenta a profesionales no europeos.

Los que si están en Virginia Water son los españoles y en buen número; concretamente diez. De ellos, José María Olazábal, Pablo Larrazábal y Adrián Otaegui, Adrián Otaegui y Jorge Campillo, no podrán jugar el fin de semana por no haber pasado el corte, que quedó fijado en +1. Álvaro Quirós (Par) sí.

De los cuatro que terminaron la segunda jornada por debajo del par no todos tienen fácil la victoria: Gonzalo Fernández Castaños (-1), Miguel Ángel Jiménez (-1); Rafa Cabrera Bello (-5) y Jon Rahm (-11).

Precisamente Jon Rahm lideraba al final la tabla junto al hombre que sonríe mientras juega, Danny Willett. El vasco que había comenzado la jornada con dos bogeys, le faltó tiempo para rebotar con cuatro birdies, uno tras otro, en los cuatro hoyos siguientes.

También los segundos nueve hoyos los comenzó con un bogey, pero otros dos birdies en los hoyos 12 y 13 borraron toda sombra. La luz celestial la puso Rahm con un genial eagle en el último hoyo. Así se termina un recorrido, cargando las baterías de la mejor energía: la autoconfianza.

El español lleva una buena racha: en los últimos seis torneos de la ronda americana cosechó tres Top 5. Ya había ganado en abril el Zurich Classic, su segunda victoria en el año tras la del Hero World. Pero lo más reciente fue su victoria en el Irish Open el día de san Fermín.

Y todo ello está inyectado de autoconfianza. Gana porque puede: evidente. Pero gana porque sabe que puede. El escritor Ralph Waldo Emerson lo dejó por escrito: “La confianza en uno mismo es el primer secreto del éxito”. Algo parecido llevaba escrito con tinta roja en el dorso de su mano en 2014 Jon Rahm recién invitado al OHL Classic at Mayacoba: “Rutina, Ritmo y Actitud”.

Así le va de bien a este jovencísimo jugador.

Para nosotros también vale la idea. La medida de nosotros es la actitud sea en el trabajo, en las relaciones personales y en el golf. Claro que para que fragüen nuestras esperanzas de alcanzar algo valioso el cemento es la integridad.

Quedan dos días para que sepamos cómo acaba el BMW PGA Championship. Pero ya sabemos que lo que viene tendrá que ser todavía mejor. De momento, el sábado disfrutaremos de un extraordinario partido estelar con Danny Willett y Jon Rahm.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS