IMPRESIONANTE HAT-TRICK

Jon Rahm (-16) conquista el Irish Open con una vuelta brillante

Jon Rahm ganó de forma magistral. (Foto: @EuropeanTour)
Jon Rahm ganó de forma magistral. (Foto: @EuropeanTour)
Es el octavo triunfo de su carrera, cuarto del Circuito Europeo. Jon Rahm vuelve al Top 10, conquista la primera plaza de la Carrera a Dubái y es el mejor de la Series Rolex, único con tres victorias.
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
El subtítulo de la noticia en la página web del Circuito Europeo no era una anécdota: “Jon Rahm realizó una impresionante ronda final de 62 (golpes) para convertirse en el primer jugador en ganar tres títulos de las Series Rolex”.

Un impresionante hat-trick. Las Series Rolex las forman los ocho torneos que la conocida firma relojera patrocina con un premio muy superior al resto de pruebas lo que, sin duda, es un buen incentivo para atraer a las mejores bolsas del golf europeo y mundial.

Por eso es tan notable esta victoria del vasco. Y cobra una singular importancia porque dentro de una semana se juega el Scottish Open y en dos semanas el 148º Open Championship, último major del año, celebrado en el Condado de Clare.

Este precioso lugar de la costa Oeste de Irlanda mira al Océano Atlántico desde el Sur del rio Shannon. Su lema proclama en irlandés “Díles d'ar nOidreacht” (Fieles a nuestra herencia). Y ¿cuál es la herencia de Clare? Un carácter abierto regalo de las aguas que lo rodean (rio Shannon, Estuario de Shannon, Océano Atlántico por la costa y Lough Derg, tercer lago más grande de Irlanda, por el interior); un orgullo de estirpe que se remonta a la primera huella humana en la isla y un cuidado por sus creencias.

Y en este privilegiado territorio hay una fe especial por el golf. Hay personas que piensan que cura la depresión, aleja los tristes pensamiento y sacude la murria de humedad que pretende inundar de tristeza también los mejores ánimos.

Así que, al menos en los primeros nueve hoyos de la ronda final del Dubai Duty Free Irish Open otro español, Rafa Cabrera Bello, debió sentirse hermanado con el patrimonio moral del Condado Claire y con 3 golpes bajo par se puso al frente de la tabla por delante de un Robert Rock que se hallaba, si se puede decir así, bajo los efectos de la resaca deportiva del día anterior: como recordarán, el inglés había hecho -10 en la jornada del sábado.

Ya suele decírmelo, no sé por qué, mi tía Alicia: “los excesos se pagan”; y hacer 60 golpes en el Lahinch Golf Club es un exceso muy excesivo.

Pero el canario Rafa pareció sufrir un corte de inspiración de modo que los -3 de los primeros eran un +3 cuando sólo le faltaban tres hoyos para acabar. Un birdie en el hoyo 18, no era suficiente, pero endulzaba en parte el regusto amargo de la pérdida del liderazgo. España y yo somos así…

Y, a propósito: la representación española se ha portado a un alto nivel en este Irish Open. Repasemos: cinco jugadores no pasaron el corte; uno, Alejandro Cañizares (-5) quedó el 31º; Gonzalo Fernández Castaño (-8) fue un de los cinco que estaban en el Top 20; Adri Arnaus (-9) era un de los cuatro en el Top 15; Jorge Campillo (-12) uno de los tres en Top 5 y fue durante muchos minutos líder en Casa Club; Rafa Cabrera Bello (-13) en el Top 3 y, por supuesto, Jon Rahm 1º recogió la copa de cristal. Pienso que esta buena clasificación española hace mucho que no se produce.

Jon Rahm jugó con fe y determinación. Cuando tomó la salida le separaban dos golpes de Rafa que estaba segundo, y cinco golpes del líder Robert Rock. Al terminar sus primeros nueve hoyos iba tres bajo en la jornada, lo que le dejaba en ese momento a uno de los colíderes. Pero el mal juego del inglés y el bajón del canario en la segunda parte del recorrido le llevó a Jon Rahm compartir liderazgo cuando salió del hoyo 12 con un eagle.

En el hoyo 14, con un birdie era ya líder en solitario. Y ya no dejó de progresar. Con dos birdies más en los hoyos 15 y 17, puso tierra irlandesa por medio. Terminó con -8 en la ronda, la mejor vuelta del día.

Si tuviera que definir la actitud de Jon Rahm de este domingo diría que no sabe jugar a medias. Va al objetivo pase lo que pase. Repose la bola donde repose. Caiga quien caiga. Y no por cabezonería, sino por convicción, como si siguiendo un mensaje ancestral se hubiera apropiado del lema de Clare hubiese decidido ser fiel a una herencia de pundonor.

Con esta victoria, octava de su carrera y cuarta del Circuito Europeo Jon Rahm vuelve al Top 10 del Ranking Mundial y conquista la primera plaza de la Carrera a Dubái.

Tras meter el último putt y despedir caballerosamente a su compañero de partido, se abrazó – rubia, blusa blanca, chaleco cashmere camel y bluejean – a su bella novia Kelley. El café irlandés lo habrán dejado para más tarde; supongo.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS