OTOÑO DE LA TEMPORADA

Hideki Matsuyama, 63 golpes, rebaja en dos el récord de Medinah

La parte más positiva del día la protagonizó Hideki Matsuyama que batió el récord.  (Foto: @PGATour)
La parte más positiva del día la protagonizó Hideki Matsuyama que batió el récord. (Foto: @PGATour)
En el segundo día del BMW Championship se han vivido hazañas como la de Matsuyama y se han adquirido papeletas para no pasar a la siguiente eliminatoria. Es lógico, de los 69 sólo estarán 30 en Atlanta.
Rafa Cabrera Bello andaba con muy pocas posibilidades de llegar a la siguiente eliminatoria, pues necesita quedar tercero o mejor y terminó el viernes en el puesto en el puesto 66.

La parte más positiva del día la protagonizó Hideki Matsuyama que batió el récord de Medinah Country Club con 63 golpes.

Eran los 14:30 horas de Illinois cuando este japonés embocaba el birdie en el hoyo 18. Matsuyama no había brillado – los japoneses huyen del brillo –, pero dio un recital de aciertos haciendo en el día -9. Ya estaban para muchos las cosas difíciles y con el resultado en Casa Club de -12 el esfuerzo de todos tenía que ser especial.

Y quienes por estar mejor clasificados en la FedEx Cup podrían estar más preocupados parecían poco interesados: Dustin Johnson, Brooks Koepka y Rory McIlroy parecían tener la batería agotada y sus resultados les dejaban lejos de la victoria al principio: pero estos no son de los que se rinden. Ciertamente no tendrán dificultades para pasar a la siguiente eliminatoria, pero si no mejoran durante el fin de semana se beneficiarán menos de los golpes de propina que dan las reglas a los mejores en el último torneo.

Mi primo Gonzalo, mi bellísima prima Margarita y yo veíamos por televisión el golf la transmisión de la segunda jornada del BMW Championship. Gonzalo que sólo sabe de caballos y que en lo del golf entró tarde y sólo para pedir (y obtener) la mano de su hoy esposa Trici, es un comentarista muy apreciado en la familia. Más que nada porque al no saber nada de golf dice con desahogo lo que se le pasa por su cabeza.

Y se le pasó hablar de la Casa Club de Medinah. Esta vez había leído algo y lo soltó:
.- Al precio actual la Casa Club hubiera costado 14 millones de dólares – afirmó sin venir a cuenta de nada.
.- Te veo informado,  primo – le dije yo, sin darme cuenta que mi cortés comentario iba a ser un acicate para que siguiera hablando.
.- Sí, se trata de un “templo” del golf que ocupa 37.000 metros cuadrados.
.- ¿Tantos? ¿Seguro? – insistí yo, desaprovechando una maravillosa oportunidad de estarme callado.
.- Así es. La rotonda interior es de 20 metros cuadrados bajo la bóveda. Todo ello – pontificó mi primo Gonzalo - en una acertada combinación de estilos Luis XIV y florentino.

Y la más bella de las primas que además de en Finanzas es doctora en Artes, no pudo aguantar más.
.- ¿Luis XIV? ¿Florentino? Vamos a ver, Gonzalo, ¿tú has estado en Florencia?
.- No… pero tuve un campeonato de saltos en Génova – se justificó nuestro primo.
.- Pues mira, por favor, una foto de la Casa Club de Medinah y apreciarás (bueno, tú no), un ejemplo paradigmático del mal gusto: eso es un pastiche “colosalista” entre la Catedral de Constantinopla, la Catedral-Mezquita de Córdoba y un Wall Mart con logia. En términos artísticos – concluyó Margarita – el dictamen de los especialistas se resume en dos palabras: ¡un horror!

.- Hombre…
.- Ni hombre ni “hombra” parece una obra pretenciosa dibujada por un mafioso ruso asesorado por Donald Trump. Punto y final.
.- Jajajajaja – se río mi primo,  que como deportista tiene un buen perder - Y ¿tú que dices, primo?
.- Pues que os habéis perdido el final de Jon Rahm.

El vasco con -3 en el día y un total de -7 para empezar el fin de semana tiene  posibilidades, porque sólo está a cinco golpes del líder.

Distinto, y aún opuesto, es el caso de Rafa Cabrera Bello, que al hacer tan sólo par en el día se aleja de ese puesto que hemos dicho que es imprescindible para él. Como el canario, terminan el viernes lejos del torneo final personajes como Francesco Molinari, Ian Poulter, Tiger Woods, Billy Horschel, Phil Mickelson y Jason Day. Casi nadie al aparato.

La temporada americana se hace otoño. Le salen canas al rough y como en casi todo final van queriendo terminar. Pero deben esperar un poco. Con el del sábado a los mejor clasificados les quedan seis días: dos en Illinois y cuatro, la semana que viene, en Atlanta.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS