NO HA DE CEJAR SU RESONANCIA

Con memorable victoria, Fabrizio Zanotti(-19) conquista el Maybank en Kuala Lumpur

Zanotti es uno de esos golfistas que empezaron muy pronto. (Foto: @fabrizanotti)
Zanotti es uno de esos golfistas que empezaron muy pronto. (Foto: @fabrizanotti)
Su nombre suena italiano pero se expresa en castellano, porque Fabrizio Zanotti es paraguayo. Nacido en Asunción hace 33 años,  pasó a profesional en 2003, tras seis años de ser campeón amateur de su país.
En ese tiempo ha sido subcampeón en cuatro torneos europeos: Open de España (2009); KLM Open (2010), Irish Open (2012) y British Masters (2015). Pero el punto álgido de su carrera lo tuvimos en 2014 y escribimos sobre ello. Fue en Dubái cuando jugó un playoff con otros tres profesionales: eran el francés Grégory Havret,  que fue eliminado a las primeras de cambio, y Henrik Stenson y Rafa Cabrera Bello con quienes tuvo que jugar hasta un cuarto hoyo antes de alzarse con la victoria.

Ahora, más de cuatro años después y miles de kilómetros más lejos, vence de nuevo en un torneo. Ha sido en el Maybank Championship, en Kuala Lumpur (Malasia). Esta su segunda victoria en el European Tour supone muchas cosas para el paraguayo.

A partir de este lunes, pasará de ser el nº 187 del Ranking Mundial a estar entre los 90 mejores; ocupa ya el 2º puesto en la Carrera a Dubái (premio europeo a la regularidad); y habiendo comenzado la ronda final a seis golpes del líder de los 54 primeros hoyos, Danny Willett, ha hecho la remontada más grande para un ganador en la temporada 2017, batiendo por dos golpes al anterior titular Harold Varner III (PGA de Australia).

Zanotti es uno de esos golfistas que empezaron muy pronto; cuentan que siendo niño, con dos años, ya acompañaba a su padre corriendo detrás de él con un palo y una bola. Hay destrezas que tienen su momento óptimo de aprendizaje y el dominio neuromotor apropiado para el golf se asienta a temprana edad.

Vemos en los tees de prácticas a veteranos de los negocios y de otras artes intentar moverse como un profesional de golf. Probablemente es un intento errado, auspiciado quizás por algún monitor, pues pocas veces deja de cumplirse el clásico aforismo: quod natura non dat salmantica non prestat.

Huesos, músculos, órdenes del cerebro y reflejos podrán mejorar su aptitud, pero hay límites verificables para los que intentan tarde lo que se genera pronto por naturaleza.

Esa naturaleza, a la que se añade motivación y horas de entrenamiento fabrican la tarjeta de Fabrizio Zanotti en el último día: 4 birdies en la primera vuelta y 3 birdies en los últimos nueve hoyos. Es algo soberbio en cualquier caso. Ni un error. Ni una sombra.

Y para coronar el recorrido ese luminoso final con un eagle que representa una calidad de juego monumental para un total de -9 en el día.

El paraguayo, de hecho no cometió más que 4 bogeys en los cuatro días de campeonato. Ninguno en las dos últimas rondas. Para hacerse un idea de lo que significa hay que pensar que Danny Willett, que iba primero al comienzo de la última jornada, cometió sólo en ella 5 bogeys.

Por su parte los mejores españoles fueron en el puesto 29º Pablo Larrazábal y Javier Colomo con un total de -6.

Vamos a ver como afecta a Fabrizio Zanotti esta victoria tan bien trabajada y si supone un empuje hacia la regularidad. Así lo deseamos como el “Silbido” del poema de su compatriota Elvio Romero: “No ha de cejar sus resonancia/invadirá el tapial y los jardines del fondo”.
 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS