LO QUE DICE LA ESPERANZA

En Catar, Nacho Elvira cerca de un apoteósico Jeunghun Wang

Jeunghun Wang ocupa el puesto 60 del Ranking Mundial y el 40 en la Carrera a Dubai. (Foto: European Tour)
Jeunghun Wang ocupa el puesto 60 del Ranking Mundial y el 40 en la Carrera a Dubai. (Foto: European Tour)
El coreano no ha dado tregua y desde su último bogey del hoyo 3 del viernes llevaba 11 birdies en 33 hoyos: uno cada tres hoyos. ¿Es inalcanzable? Es indescifrable.
Mientras el otro lado del Atlántico, en el Farmer Insurance, Gonzalo Fernández Castaño no pasaba el corte y Jon Rahm terminaba a las puertas del Top 10 con un total de -6 a falta de la última jornada, al otro lado del Mediterráneo las cosas eran más variadas, como unos entremeses de Parador Nacional.

Me explico. Ya vimos el viernes los seis que no pasaron el corte en el Commercial Bank Qatar Masters. De los cuatro españoles que quedaban teníamos al terminar el sábado el siguiente parte de guerra: Pablo Larrazábal, tocado: su -1 en el día para un total de -5 le deja a diez golpes del líder; Jorge Campillo hundido: totalizó también un -5, pero en su caso con un +3 en el día y una caída de 33 puestos en la clasificación.

Y a flote tenemos a las otras dos naves: Rafa Cabrera Bello ha subido desde el fondo como un misil balístico submarino tipo Trident: estaba en el puesto 32º y ahora goza de su 5º puesto gracias a una tarjeta de 66 (-6) que le de un total de -10 a cinco golpes de la cabeza.

El otro español es el aguerrido Nacho Elvira. Terminó en 2º puesto empatado con el sudafricano muy concentrado Jaco Van Zyl (48 hoyos seguidos sin bogeys). El español sí tuvo un tropiezo en el hoyo 15 de la última vuelta, doble bogey, pero lo solucionó por la vía rápida con sendos birdies en los hoyos 17 y 18. En ese recorrido del sábado hizo 6 birdies y está a tres golpes de la cabeza.

Tres golpes no son nada o son un mundo. La distancia en golpes es como el tiempo:  no es nada si viene a favor… es una eternidad para el que sufre. Volvemos a hablar de la espera y de la esperanza. Ya lo cantaba Mecano “la esperanza dice quieta y quizás sí”.

Pues va a ser eso: tres golpes o no son nada o son como el oasis de un espejismo de este desierto catarí: ya lo estás viendo, ya casi lo tocas con la mano y de pronto se esfuma. Amanecerá un domingo de ensueño, poder y resistencia. Y todo porque quien está en la cima es Jeunghun Wang (Seúl, 1995).

El coreano, profesional sólo desde 2012, sorprendió a todos con sus dos victorias consecutivas en mayo pasado: Trophée Hassan II y Afrasia Bank Mauritius Open. Con esta incursión consiguió el récord de ganador más joven del European Tour con 20 años y 27 días. La marca anterior era de Matteo Manassero y, antes que ellos la detentaron Sergio García, Seve  Ballesteros, Sir Nick Faldo y José María Olazábal.

Jeunghun Wang ocupa el puesto 60º del Ranking Mundial y el 40º en la Carrera a Dubái. En noviembre quedó 2º en el  Nedbank y la semana pasada 11º en Abu Dhabi. Diríamos que ha aparecido por Doha no sólo con el swing engrasado, sino activado en modo “arrasar”.

La manera en que ha jugado los tres primeros días del Commercial Bank Qatar Masters es una señal luminosa: desde el bogey del hoyo 3 del viernes no ha cometido más. Desde entonces ha hecho 11 birdies en 33 hoyos seguidos, es decir uan regularidad de un birdie cada tres hoyos.

Luego está su rostro. Wang es una sonrisa apenas permanentemente evocada bajo sus rasgados ojos de intensidad monótona. Si no fuese jugador de golf podría haber hecho una carrera brillante en el póker. O quizás de educador infantil, de presidente del Congreso, o de negociador de la  Policía Metropolitana para los casos de terrorismo. No adivinará nadie lo que piensa; si tiene frío o calor, si le satisface su destino en al vida o está frustrado por fallar un putt.

De lo que no cabe duda es que tiene la fuerza mental para ganar y el domingo sólo depende de él. Jugará en el último partido con una relativa cómoda distancia de tres golpes sobre los segundos – Jaco Van Zyl y Nacho Elvira – y mayor con el resto de jugadores.

Podría ver comprometida su estrategia si Rafa Cabrera Bello, que irá jugando delante de él, encuentra pronto sensaciones y verdaderos buenos resultados. También al acecho están el tailandés Kiradech Aphibarnrat o el inglés Andy Sullivan, pero han tenido ambos un juego poco inquietante por irregular.

Son amenazas para Jeunghun Wang y vienen de gente experimentada. Siempre podrá el joven golfista recurrir a ese proverbio coreano “Horangi-egeh mool-ryeo-gado jeong-shin-man chari-myeon sanda”, es decir “aunque estés acorralado por un tigre, si te mantienes tranquilo podrás sobrevivir”. Esto viene a significar una verdad universal tanto para el  golf como para la vida, “no existe situación de la que sea imposible salir. Por más que sientas que no existe una salida, la tranquilidad te dejará ver la manera de escapar”.
Pues a templar nervios.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS