EL DIA DEL SAMURAI

466 días después Tiger Woods reaparece en el Hero World Challenge Vence Matsuyama

(Foto: @TigerWoods)
(Foto: @TigerWoods)
Me imagino cuáles habrán sido las sensaciones de Tiger Woods al regresar a la competición. Su última vuelta compitiendo la jugó en el Wyndham Championship 2015: han sido 15 meses apagado.
Digo que me imagino los sentires porque cualquiera de nosotros está fuera no 15 meses sino 15 días y nos tiemblan las piernas. Claro que es otro nivel y claro que es otra preparación.

El californiano ha tenido dos operaciones de espalda y mucha paciencia antes de regresar. Ha sido en el Hero World Challenge, jugado en el  Albany Golf Club (Bahamas). Le hemos visto sonreír y reír en algún hoyo.

No; no han sido tarjetas espléndidas las de Tiger (70-65-73-76), pero sí ha sido espléndido el swing. Nada que ver con aquellos movimientos duros, casi espasmódicos de antes de su retirada. ¡Si nos dolía a nosotros cuando veíamos su gesto de dolor y su mano yendo a la zona lumbar!

En estos últimos cuatro días ha sumado 24 birdies, frente a 8 bogeys y 6 dobles bogeys. Es objetivamente malo para un Nº 1, pero es sinceramente esperanzador para quien ahora es el nº 898 del Ranking Mundial y que vuelve a batirse con su antiguos compañeros a los que, por ejemplo, arrasó hace tan sólo tres años.

Tiger Woods fue reconocido Jugador del Año en 2013 gracias, entre otras cosas, a cinco victorias (Farmers Insurance; WGC Cadillac; Arnold Palmer Invitational; The Player y el WGC Bridgestone). Ese año compitió 16 veces y pasó los 16 cortes; obtuvo un 2º puesto (The Barclays) y 10 top 10.

En fin; eso es el pasado. Como es pasado que ha acumulado 79 victorias del PGA Tour y 14 Majors. Si a ello le sumamos los resultados en el Circuito Europeo, confirmamos que es un astro con 40 victorias. Si finalmente le añadimos sus victorias en Japan Golf Tour (2), Australasian Tour (1) y Asian Tour (1) tenemos un total de 44 victorias individuales.

Es pasado. Y el pasado marca. Y el pasado pesa. Por eso se entiende que no haya dado el paso a volver a la competición hasta que estaba seguro de estar en condiciones de disputar puestos de cabeza.

Tendrá que ajustar todavía cosas, pero su lenguaje corporal era un mensaje de deportivo optimismo, que también mostró ante el micrófono al terminar su ronda final.

El resto de los personajes reunidos en el campo del Albany Golf Club, andaban disfrutando del clima del Caribe. Eran 17 de los grandes, entre lo que había 6 del Top 10 Mundial.
Pronto se retiró Justin Rose, que no ha terminado de recuperarse de su lesión de espalda. El campeón olímpico dejó sin pareja a Tiger Woods, anfitrión del torneo, que hubo de jugar solo el viernes.

La cosa únicamente se puso algo interesante al final, cuando en los últimos hoyos Hideki Matsuyama, que había llevado hasta 8 golpes de ventaja a sus perseguidores, permitió con sus errores y su estrategia conservadora que Henrik Stenson se le acercara a 2 golpes.
Pero la tensión fue mínima, pues tampoco el sueco estaba en su mejor día. Hasta el pato del agua del hoyo 17, le miró por encima del ala cuando no hizo un birdie para colocarse a un sólo golpe del japonés.

Hideki Matsuyama lleva una racha que ya la querríamos para nosotros: cinco torneos, cuatro victorias ( la de este fin de semana; el WGC-HSBC; Phoenix y Open de Japón). La quinta se le escapó: quedó segundo.

Ahora lidera la clasificación de la Fedex Cup y quién sabe dónde acabará. En los últimos meses se ha visto en situaciones de tensión y las ha superado. Es posible que en 2017 dé guerra a los líderes mundiales y le veamos alzarse con un major. Pero Hideki Matsuyama es más de estar a lo que se está sin desorientarse por lo que podría ser.

En esto coincide con lo que predicaba Yamamoto Tsunetomo en su Hagakure, El Camino del Samurái: “Sin duda, no hay otra cosa que el único propósito del momento presente. La vida entera de un hombre se basa en una sucesión del momento después del momento. Si uno comprende el momento presente en su totalidad, no tendrá nada más que hacer y nada más que perseguir. Vive siendo fiel al único propósito del momento presente”.

O sea, como El Cholo Simeone pero en plan profundo, como guía de la vida hacia la inmortalidad.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS